Demócrito y Leucipo (460-370 a. C ) plantearon en su teoría Atomista que la materia estaba formada de pequeñas partículas llamadas átomos. Las ideas de Demócrito sobre la materia no fueron aceptadas por los filósofos de su época y hubieron de transcurrir 2200 años para que la idea de los átomos fuera nuevamente tomada en consideración.

En el año de 1808 el científico John Dalton propuso una teoría atómica donde los átomos eran parecidos a partículas esféricas indivisibles iguales entre sí en cada elemento químico. J.J Thomson 1897 demostró que dentro de los átomos existen partículas diminutas con carga negativa a las que se les llamo electrones. En 1911 Ernest Rutherford dedujo que el átomo debía estar formado por los electrones girando alrededor de un núcleo central cargado positivamente. Niels Bohr propuso un modelo según el cual los electrones giran alrededor del núcleo en unos niveles de energía bien definidos.